sábado, 29 de diciembre de 2007

¿AMIGOS CON DERECHO?

La amistad entre hombres y mujeres tienen algo en común con las relaciones amorosas: Para que funcione, necesita la comunicación. El amor es un sentimiento íntimamente unido a la amistad. No puede haber amistad sin amor sexual y tampoco no amor sin amistad.

Dentro de una relación amorosa, la amistad es uno de los elementos necesarios para que la pareja funcione de la mejor manera. Sin embargo, al amigo no se le ama. Se le aprecia, se le quiere, el vínculo afectivo es totalmente distinto. Como señala la psicóloga Hara Estroff Marano: "Independientemente de nuestra edad, el amor es siempre un sentimiento que puede nacer y crecer". La amistad no nace y crece con tanta facilidad.

Otra igualdad entre el amor y la amistad es que ambos exigen continuidad. Los amigos y amigas no siempre son los mismos amigos, cuando esta relación es atacada por la distancia o los pocos encuentros, así también ocurre con el amor, es como una planta que se debe regar todos los días para que pueda existir. Mi conclusión es que tanto la amistad como el amor, requieren de un cuidado diario.

Los amigos y amores se miden en las buenas y en las malas y, cuando se logran compartir ambas situaciones, entonces sabemos que tenemos una buena relación ya sea de amistad o de amor. Los amores y los amigos buenos dependerán de la manera en que se maneje la relación.

Resulta imposible imaginarse aislado, sin familiares ni personas que nos acompañen. Por ello, uno de los vínculos más significativos que todas las personas establecen, a lo largo de sus vidas, es la amistad. Esta, a diferencia de los lazos sanguíneos, comienza con un acto de voluntad. Tenemos amigos y amigas porque deseamos tenerlos.

En toda buena relación amistosa existen al menos dos de los tres componentes que el especialista Robert Stenberg propone en toda relación amorosa: Intimidad y compromiso. En el amor se necesitan el tercero, la pasión y un cuarto: La atracción.

La intimidad no se refiere a intimidad sexual, sino más bien a la intimidad emocional, que es la capacidad de revelar tus secretos más profundos, con todas sus imperfecciones, a la otra persona. Este tipo de intimidad no es la del amor. El problema es que en la amistad entre sexos opuestos muchas veces lo primero que sucede es la atracción, aunque a la larga se logre sublimar este sentimiento o manejarlo a través de la comunicación, lo cual permitiría disminuir la tensión sexual entre ambos.

No obstante, es fácil comprender que muchas amistades le agreguen los últimos componentes y surjan entonces los denominados "amigos con derecho" que se hacen amantes y a la vez son los mejores amigos. Todo porque ambos sentimientos se pueden dar simultáneamente con la misma persona.

Podemos sentirnos bien con una persona, ver que el tiempo se nos esfuma estando con ella, que la compatibilidad en aficiones, pasatiempos, pensamientos son casi iguales. Es como si fueras tú en el sexo opuesto. Con otros defectos. Que lejos de molestarnos los aceptamos tal y como es. Con otras virtudes que sentimos que complementan en mas de un sentido a nuestro espíritu. El no cambiar nada de esa otra persona y aceptarla tal y como es, ya que si cambiara, dejaría de ser el todo que es en realidad. Nos sentimos bien, y esa persona se siente bien con nosotros mismos... es el inicio de una relación que en algunas ocasiones empieza en la amistad y llega a compenetrarse aún mas al romper la barrera y llegar incluso a hacer el amor.

Sin embargo... me pregunto ¿cuando es que esa amistad, deja de ser una amistad y empieza una relación? y ¿que tipo de relación sería?, ¿Amor?, ¿Amantes?, ¿Costumbre?, ¿Amigos con Derecho? en tal caso de ser ésta ultima opción, ¿Alguien puede definir esta frase de "Amigos con Derecho"?.

Para mí, los "Amigos con Derecho" son aquéllas personas que cuando están juntas se sienten tranquilos, se quieren, se estiman, se cuidan y se preocupan uno por el otro, que incluso pueden llegar a hacer el amor, pero que por alguna razón (ya sea presión social llámese familiar o de los amigos) no desean tener un compromiso definido (llámese noviazgo) y aunque ambos se sienten bien y se tienen confianza mutua, un miembro de éste tipo de relación, por temor, no permite que los demás seres cercanos a ellos se enteren que tienen algo entre ellos... y el otro miembro acepta los términos del otro... quizá por temor a quedarse solo, por no perder lo que en un tiempo ha sido algo realmente maravilloso en su vida.... sin embargo sabe que su futuro es incierto, porque tarde o temprano todo puede terminar... éste tipo de relación vive en una zozobra constante porque todo puede terminar por un pequeño error de una u otra persona.

¿Vale la pena tener una relación así? ¿Que opinión te merece?

4 comentarios:

Carolin dijo...

Pues la verdad es que para mi no vale la pena, puedo parecer arcaica o "antimoderna" como creen muchos, pero pienso que compartir una relación amorosa con alguien es algo muy serio por lo que no veo bien el jueguito de ser "amigos con derecho".

Saludos Baplun,
Muy interesante el post.

mi despertar dijo...

Una pasión se puede perder pero un amigo nunca es para siempre

Baplun dijo...

La situacion que he planteado es cuando la amistad y amor se conjugan dejando visible la amistad ante los demas.

Disculpa si no deje clara la situacion que he querido plantear.

gatita dijo...

yo piensoo que ser amigos con derechoo es una porkeriaa