domingo, 21 de octubre de 2007

ANOREXIA SEXUAL, SECRETO A VOCES

Durante los viajes que realizo mensualmente al interior del país, siempre me gusta leer libros, revistas, en fin todo lo que me llegue a la mano lo devoro, pero en esta oportunidad leí la revista Oh! Magazine, de fecha 13/10/2007, de publicación quincenal del periódico Listín Diario, encontré este articulo que coincidencialmente tiene el titulo exacto del tema que publicaría en esta oportunidad, y que publico en extenso en color diferente a los colores habituales.

Mas abajo continuo con mi publicación normal y con datos y detalles mas profundos sobre el tema, con los datos que tenia pensado publicar.

Bellas, realizadas, pero incapaces de escuchar su cuerpo. En la era de la emancipación femenina, cada día más mujeres reniegan del deseo. Se trata de: la fobia erótica.

Te imaginas tener en el garaje un Porsche maravilloso y estar presa del miedo a usarlo hasta para dar una vuelta por tu calle? Frustrante, seguro. Pues hay mujeres a las que les pasa algo parecido con su cuerpo. Son bellas, se gastan una fortuna en estar impecables, tienen ganada la batalla de la flacidez o la celulitis, y nadie pone en duda que resultan sexy. ¿Pero? Se sienten incapaces de utilizar su cuerpo para obtener placer: les aterra. Son víctimas de una enfermedad, la anorexia sexual. La padece una nueva generación de mujeres entre 20 y 30 años. Su objetivo es resultar absolutamente deseables, pero sin permitir que ningún mortal les toque el pelo.

Evitan los compromisos emotivos, suelen eludir el sexo, pero no se resisten a seducir. Y lo hacen con la frialdad de un cirujano. Quien sufre anorexia está capacitado para disfrutar de cualquier placer que no sea autocontrol. La persona con esta enfermedad niega sus necesidades, no hace caso del instinto y le repugna la espontaneidad. No existe gran diferencia entre reprimir las ganas de comer y aguantar la necesidad de irse a la cama con alguien. Al menos, no hay diferencia técnica: el proceso psicológico es el mismo. ¿Por qué se opta por tales sacrificios, por negar los deseos? Por la incapacidad de control. Quien es anoréxica rechaza lo que es incapaz de controlar, y en realidad no hay tan fuera de nuestro poder como la pasión.

¿Por qué? Las razones son numerosas, un padre ausente que jamás ha atendido las necesidades de su hija le ha enseñado que, en cierto modo, es inútil pedir algo a los hombres, porque nunca recibirá nada de ellos. La terapia más eficaz para una persona que está obsesionada por la castidad no se concentra sólo en el dormitorio.

Debe extenderse hasta la relación que mantiene consigo misma y con los demás. En un segundo momento, cuando ya se ha reconstruido un mínimo de la autonomía de la persona, se puede intervenir con la terapia sexual propiamente dicha.

Por lo común, la falta de deseo sexual es algo que llama la atención a quien la presenta. En el grupo de amigos y amigas oye, con frecuencia, historias sexuales, y no pocas veces se pregunta con inquietud: ¿Y por qué yo no siento ese interés de estar con alguien? Sucede también que alguien viva al margen de tales preocupaciones hasta que aparece “ese ser muy especial” que desata en su corazón un sentimiento distinto, nunca antes sentido, y entonces el asunto se torna para ella o para él, angustioso y de primera magnitud.

La anorexia sexual, por la falta de apetito sexual lo pueden padecer tanto mujeres como hombres y es una de las causas de consultas en terapia de pareja. Existen datos en la Asociación Médica de Norteamérica, donde se resalta que el padecimiento, en mayor o menor grado, se distribuye así, cuatro de cada diez mujeres y tres de cada diez hombres. Pero la inapetencia sexual no es el problema sino un síntoma más de que algo marcha por mal camino.

Según afirman los sexólogos, el deseo sexual en las personas es un fenómeno fundamentalmente psicológico que se apoya sobre estructuras cerebrales, y está regulado por neurotransmisores que lo exaltan o lo inhiben. De esta manera, no es asunto simple ni mecánico porque al ser un fenómeno manejable por la mente, la anorexia sexual, en muchas ocasiones, suele estar estrechamente relacionada con las experiencias individuales, y bien sabemos que pueden haber tantas como personas hay. Por otra parte, frecuentemente, no la desata una cuestión en particular, sino un conjunto de situaciones específicas que hayan sucedido o estén sucediendo; también por déficit hormonal.

La anorexia o la inapetencia sexual puede moverse desde “un tiempo que no tengo ganas” hasta “nunca he tenido ganas” o pasa el límite del “no me interesa” para expresar además aversión hacia las relaciones coitales.

Algunos terapeutas sexuales coinciden en que, ante este problema, que algunas mujeres jóvenes o adultas asumen la peor de las salidas: fingir que la pasan de maravilla o que están sintiendo “algo” y esto, lógicamente, no las beneficia para nada, aunque su inapetencia sexual sea solo momentánea o temporal. En cualquier caso, lo mejor es decirle al compañero lo que ocurre ya que las mentiras, no solo tienen las patas cortas y no se va lejos con ellas, sino que nada justifica bajo este cielo el tener que simular algo que no se está sintiendo; es como una actriz, pero sin telón, micrófonos ni cámaras. Una actuación frustrante, sin dudas.

Para los varones, tal simulación no es posible ya que si ellos no tienen deseos sexuales, no se produce la erección. Este sería un problema que salta a la vista, afecta su virilidad y necesita una rápida solución. Sin embargo, entre las mujeres muchas veces tarda en ser consultado al especialista.

Como tantos temas en la sexualidad, no siempre hay coincidencia de ideas. Por ejemplo, algunos psicólogos hablan de que este trastorno sexual tiene como origen general:
  • La falta de diálogo la mujer no tiene deseos pero es incapaz de expresar sus sentimientos por miedo al ridículo o a frustrar a su pareja. Normalmente el hombre no entiende qué le ocurre a ella, y de esta manera comienza el alejamiento. Tal distancia va provocando que la mujer se sienta incomprendida o no considerada.
Coincido con otros psicólogos, sexólogos y con el portal venezolano Inteliven.com al considerar la anorexia sexual, sobre todo la parece no terminar, como una situación muy compleja cuyas raíces en muchas ocasiones están profundamente escondidas, y que creo oportuno señalar:
  • Uno de los casos más comunes se da cuando existe la frustración, por desatención o por la falta de cariño. En este caso la falta de deseo no es más que una manifestación del desvanecimiento de la química, pasión o el erotismo. Este fenómeno no afecta únicamente a la mujer.
  • En aquellas personas que nunca se han sentido muy sexuales, es más, lo han tomado como algo no imprescindible, su relación con personas sexualmente normales confluye en problemas.
  • Para personas con una educación familiar o religiosa muy represiva, o que han pasado por una experiencia sexual traumática, como la violación o su intento, el sexo significa algo oscuro, maligno y sucio.
  • Aquellos que aunque han tenido una vida sexual normal, su inapetencia coincide con una crisis de pareja.
  • Aquellos en cuyas relaciones de pareja se les aplica un papel de sometimiento y donde el rencor se manifiesta con la falta de deseo.
  • Los depresivos y las personas obsesivas pierden una de las partes más importantes de sus vidas, la sexual.
  • Aquellas personas que han encontrado otro "objeto" del deseo, fuera del ámbito de la pareja.
En cualquiera de estos casos, la recomendación es una: la ayuda especializada primeramente, del médico de la familia u otro especialista que este oriente.

En los libros sobre educación sexual es común que se mencione que uno de los motivos de baja libido, anorgasmia o frigidez suele ser la presencia de una educación muy reprimida, ya sea por creencias religiosas o por padres demasiado rígidos y severos.

Pero no puede decirse simplemente que una actitud educativa opuesta a lo sexual, frene forzosamente la sexualidad o fomente rechazo por todo encuentro íntimo.

Ahondando en las historias de vida de mujeres con disfunciones sexuales severas, los especialistas han hallado que tales mujeres con frecuencia recibieron una educación inflexible. Sin embargo, el origen del problema solamente es posible localizarlo mediante profundos estudios psicológicos que pongan al descubierto las causas del problema.

Vale subrayar que el deseo sexual es un fenómeno fluctuante y no automático. El hecho de que sintamos apatía sexual en un momento dado debido a múltiples razones que pueden ir desde problemas académicos hasta la muerte de un ser querido, no significa que estemos ante un caso de anorexia sexual, a no ser que este desinterés se mantenga por tiempo prolongado, más allá del pertinente. Puede ocurrir incluso que un día o días, no estemos motivados o motivadas lo más mínimo para tener relaciones sexuales con nuestra pareja, y eso no quiere decir que el amor haya terminado o que se ha acabado la atracción. Los seres humanos somos demasiado complejos y a veces, aunque queramos, no podemos actuar de manera lineal, en fin somos como las olas del mar, a veces estamos arriba y otras abajo.



9 comentarios:

kukilin dijo...

Realmente tienes la humildad de los grandes, en tus coment... Me dices que tienes un blog humilde, nada más inexacto, te digo que es uno de los más interesante é inteligentes que he leído hasta ahora y de gran ayuda para las personas que se resisten a hablar de ello; Me apasionan tus textos, todo lo que escribes es tan cierto, que no tengo espacio para el debate.
Te seguiré leyendo, me da gusto haberte descubierto...
Un abrazo.

MAYA dijo...

No se si fue por el Blog de Kuki, o por otro blog, pero que casualidad hoy pasé por el tuyo y el tema me llamó mucho la atención y me dije, mañana paso a leer este blog y te agregue a mis favoritos en mi laptop y ahora veo tu comentario. Increible!

Mañana estoy aquí sin falta a leer tus posts. Y si la maestra de Kuki te ha dejado semejante comentario, yo me voy a volver una visitante constante.

Un beso,

Maya

MAYA dijo...

Mañana me tiene por acá sin falta.

Beso,

Maya

MAYA dijo...

Como dice Drexler, el amor es más complejo de lo que parece. Me ha parecido muy acertado tu artículo porque das mucha información y no se queda en ella, sino sugieres las posibilidades de asistencia en el tema.

Muy buen post, como todo tu blog.

Un beso,

Maya.

P.D. Disculpa la demora en retornar, pero estuve atravesando unos problemas familiares y ya estoy por acá.

Gigi German dijo...

Siempre me llevo algo positivo de aqui, un nuevo conocimiento

Nunca pienses que si no me ves aqui te he abandonado, entre el trabajo, un nuevo amor y muchas responsabilidades estoy un poquito ocupada, pero quiero que sepas querido amigo, que es raro y es real el aprecio que me inspiras.

Un besote de piquito para ti.

Gigi :P

Heidie dijo...

Muy interesante.


Te dejo un abrazo,


Heidie

Anónimo dijo...

Muchas Gracias =)

Baplun dijo...

querida anónima, gracias por leerme, y te diré algo, si tienes problemas no esta demás que busques ayuda, habla con algún especialista o una persona muy cercana a ti, lo importante es que reconoces el problema y lo próximo es buscar ayuda... hazlo no te quedes con la duda de que si pudiste resolverlo.

cualquier orientación puedes comunicarte conmigo si lo deseas puedo darte mi correo electrónico

Baplun dijo...

Anónimo

de todos los articulos que lei este me resulto el mas interesante... te agradesco mucho estas palabras pero no tengo ovarios para afrontar mis problemas y hacerme tratar... un abrazo grande...