sábado, 22 de septiembre de 2007

RAZONES PARA LA INFIDELIDAD FEMENINA


El libro ¿Por qué somos infieles las mujeres?, de la psicóloga alemana Gisela Runte, analiza todas las razones, tanto de la decision de ser infieles, como los sentimientos posteriores, ya ha causado todo un revuelo a nivel internacional.

La autora afirma en su libro que las crisis de pareja, el deseo de tener experiencias nuevas o la insatisfacción sexual son las motivaciones más importantes para que la infidelidad de las mujeres.

La autora alemana entrevistó a mujeres de 28 a 56 años para buscar las razones que las llevaron al engaño y la pregunta central parece ser: “¿son las mujeres románticas, anhelantes de un amor puro para toda la vida, en continua búsqueda de un padre para sus hijos? Falso, la infidelidad femenina es un hecho y mucho más frecuente de lo que imaginamos”, dice Runte.

Una afirmación que, ya tiene cifras concretas, porque una encuesta hecha por el Centro de Estudios de Opinión Ciudadana (CEOC) de la Universidad de Talca a 400 mujeres de Santiago reveló que el 58 por ciento había sido infiel alguna vez. De ellas, el 65 por ciento tuvo un amante sólo por una noche, mientras que el 10 por ciento reconoció tener un romance paralelo a su relación.

Las diez razones que da Gisela Runte

INSATISFECHA SEXUAL
Las entrevistadas por Runte señalaron que tras intentar revivir las relaciones sexuales con sus cónyuges y frente al desinterés de ellos, su opción fue buscar un amante.

Según el estudio universitario citado, el 17 por ciento de las mujeres considera la insatisfacción sexual como una causa de infidelidad. El 37 por ciento de las mujeres reconoció fingir orgasmos y 18 por ciento dijo no estar satisfecha con su vida sexual.

MUJER VENGADORA
A veces la infidelidad femenina es una reacción ante la traición de la pareja.

Recientemente se publicó el un testimonio de una mujer de 45 años que confesaba que tenía un amante porque su marido era “workalcolic e indiferente; no es un hombre malo ni mal padre, pero siento que es sólo una compañía, no alguien que me haga feliz”.

LA OPORTUNIDAD DE LAS VACACIONES
Según la autora alemana, Gisela Runte, las vacaciones ofrecen una seria posibilidad de coquetear y quizás concretar algún encuentro romántico extramarital. Al menos así lo confesaron gran parte de sus entrevistadas.

Según Runte, los lugares de vacaciones suelen ofrecer incentivos que la rutina no tiene. “Las diferencias climáticas y las culturas excitan los sentidos”, afirma. Estas suelen ser aventuras fugaces que muchas veces duran una noche. Según la encuesta hecha en Chile, es justamente una sola noche lo que suele durar el 65 por ciento de las infidelidades.

EN BÚSQUEDA DEL PLACER
El informe universitario aporta una serie de respuestas que justifica la infidelidad femenina como una búsqueda de experiencias nuevas.

Generalmente son mujeres más jóvenes que ven en los amantes una oportunidad de ganar experiencia en su vida sexual. Pasados los 35 ó 40 años la decisión de explorar la sexualidad pasa por permitirse sentir curiosidad por cosas no vividas antes. Para algunas mujeres, la infidelidad es como una asignatura pendiente.

HACIA LA RUPTURA MATRIMONIAL
La crisis de pareja fue la razón más recurrida por las mujeres que participaron en la encuesta chilena. El 38 por ciento de ellas la indicó como la causa de la infidelidad.

Cuando una mujer busca un amante suele deberse a que algo no funciona entre los cónyuges, ya sea en el ámbito sexual o emocional: “Ahora, si una mujer confiesa a su pareja que tuvo una aventura, quizás esté buscando terminar la relación. Los hombres, en general, no toleran bien la infidelidad de la mujer. Sin embargo, hay casos en que la relación se fortalece”.

CONFIDENTE Y AMANTE
Muchas mujeres, dice Gisela Runte, separan lo que significa el esposo de lo que significa su amante. Para ellas, éste es el sexo y el cónyuge el compañero para toda la vida. La autora cuenta el caso de Sara, quien busca amantes para vivir su sexualidad, aunque para ella la base de una relación es tener una buena amistad, como la que tiene con su esposo.

TEMOR AL COMPROMISO
Una razón muy recurrida por los hombres para justificar su infidelidad, pero en las mujeres también existe. Gisela Runte afirma que la falta de madurez, el temor al compromiso o simplemente las ganas de tener más aventuras en la vida son razones que, según las expertas, explicarían este tipo de engaños.

SENTIRSE DESEADA
Elsa (36) confiesa en el libro de Runte que su marido prefiere trabajar en su PC que verla desnuda. La falta de interés de la pareja es una razón para buscar un amante. Según la sicóloga Marta Soto, es común escuchar entre las mujeres que el amante les dice que están bellas y las llena de agasajos y que les dan toda la atención que sus parejas no les entregan.

MADRE Y ¿MUJER?
A veces los hombres olvidan que tienen una mujer y no sólo a la madre de sus hijos al lado. La faceta de mujer pasional y atractiva suele ser revivida a través de un amante: “Mi marido me dijo que no podía hacer conmigo las mismas cosas que antes, que era mamá, que le daba cosa. Me sentí pésimo. Hasta te hace sentir como desubicada por querer jugar en la cama. No he sido infiel, pero hay un amigo que me encuentra atractiva... y eso es súper excitante”.

INFIDELIDAD PLATÓNICA
La infidelidad platónica es más frecuente de lo que se cree. Incluso, muchas mujeres utilizan a este amante ficticio para excitarse. Ellas fantasean con tener una relación con hombres que no existen, pero también con personas que están en su entorno más cercano. No llegan a concretar nunca este amor platónico, porque es realmente imposible o porque no se atreven a saltar las barreras que implica ser una mujer infiel.

EL REMORDIMIENTO DESPUÉS DE LA INFIDELIDAD
Pero este placer no es gratis. Tanto el texto de la alemana como la encuesta realizada en Chile, muestra que las mujeres que son infieles sienten un gran remordimiento.

De hecho, la encuesta chilena muestra que el 60 por ciento de las encuestadas cree que las mujeres sienten remordimientos después de una infidelidad.

“La decisión de ser infiel es seria. Sin embargo, a menudo hay otro asunto de importancia y que pesa en las conciencias de las mujeres: cómo vivirán con ella una vez ocurrida. Deben decidir si quieren o no hacer público su secreto”, comentó Gisela Runte en su libro.

4 comentarios:

Gigi German dijo...

Eso que dices es tan real, decidir ser infiel es algo serio, al dar ese paso debemos pensarlo bien, analizar las consecuencias que acarreara esta decisión, para uno mismo y para esas dos personas que formaran parte (sabiendolo o no) en este triangulo amoroso. Sobretodo las consecuencias emocionales.

El hombre es el y sus circunstancias y cada quien sabe lo que hace, lo que puede aguantar, y lo que no.

Un abrazo :)

Gi :P

Carolin dijo...

Tengo entendido que cuando una mujer le es infiel a su pareja es porque ya no encuentra en él el amor, el cariño, la seguridad que antes le proporcionaba.

La mujer por naturaleza se entrega más en cuanto a sentimientos que el hombre. Y cuando decide serle infiel a su pareja es porque ya no siente nada por él. Es una decisión muy pensada, que la mujer toma luego de analizar su vida junto a su pareja sobre que tan buena o mala ha sido.

Saludos,

ch1c0 s4b10 dijo...

Lo que menciona Carolin es cierto para algunas mujeres. Otras desde jóvenes, siempre han llevado una vida de libertinaje, y tras decidir establecer una pareja, extrañan las emociones que múltiples amantes les proporcionaban.

Existe más información sobre el tema aquí.

Anónimo dijo...

con todo el respeto pienso que las parejas deben cultivar el amor y en la parte sexual cada dia las parejas deben hablar lo quemas lesgusta del sexo buscar lugares diferentes de la casa aser todos los numeros diferentes que se aplican en el sexo siempre que las parejas esten lo mas limpia posible y ante todo que agan un acuerdo de honor para la fidelidad aora si la mujer lla no ama al hombre debe desirselo para que cada persona consiga otra pareja tampoco el hombre debe ser perdonado en la infidelidad para my la pena alcastigo debe ser la misma sy ay hijos por el medio se deben mantener los hijos aunque las parejas tengan otras parejas