martes, 25 de septiembre de 2007

ADVERSION AL SEXO ( 1 de 3 )

La fobia a las relaciones sexuales puede ser tan fuerte que la persona permanezca virgen durante toda su vida

· A veces el placer sexual puede convertirse en dolor. Las relaciones íntimas no siempre son deseadas por todos e, incluso, pueden resultar muy angustiosas para algunas personas. Es el caso de la aversión al sexo y a cualquier acto que tenga ver con él, desde la masturbación a la penetración. Este trastorno puede darse tanto en el hombre como en la mujer, que lo padecen desde siempre como consecuencia de un pensamiento irracional o a partir de un determinado momento de su vida en el que son sometidos a una situación de mayor estrés o tienen una mala experiencia íntima. El resultado de esta fobia al sexo conlleva que la persona afectada decida permanecer virgen para siempre, en lugar de intentar superarlo, o que una pareja no llegue a consumar su unión. Como media, una persona tarda tres años en reconocer lo que le ocurre y acudir a un especialista.

Reconocer el miedo

La aversión al sexo no entiende de edad. Puede afectar tanto a adolescentes como a adultos, a los que les avergüenza reconocer su problema, basado en una resistencia feroz a mantener relaciones sexuales. En este caso, el miedo puede estar relacionado tanto con la penetración como con el más mínimo contacto genital, puesto que hay diferentes grados y diferentes causas. Según los doctores Mariano Rosselló y Rosana Rodríguez, del Centro de Urología, Andrología y Sexología de Madrid y Palma de Mallorca, respectivamente, «las causas psicológicas son las más frecuentes, aunque en el caso de las mujeres perimenopáusicas, que se encuentran en la etapa previa a la menopausia o la tienen hace poco, las causas hormonales son muy comunes debido a niveles bajos de estrógenos, que les puede causar sequedad vaginal y dolor en el coito, o niveles bajos de andrógenos, que provoca falta de deseo sexual. En el caso de los hombres, la aversión al sexo suele estar relacionada también con problemas de hipogonadismo, es decir, con el déficit hormonal de testosterona».


El origen de este trastorno puede ser primario o secundario, lo que significa que quien lo padece ha tenido desde siempre aversión al sexo o que éste ha surgido en un momento determinado por algún problema personal o de pareja, una situación de estrés o abuso sexual, o un problema hormonal. Para el psicólogo-sexólogo Xud Zubieta, del Instituto Espill de Valencia.

«Aunque la causa pueda deberse a traumas concretos, lo más común es que responda a pensamientos irracionales, que suelen carecer de lógica científica o tener una lógica subjetiva. Se trata de pensamientos que la persona desarrolla o adopta en un momento determinado de su vida y que pueden suponer que alguien, por ejemplo, asocie la noche con algo malo, con lo que no necesariamente todo el mundo lo asocia».

«Además, al tratarse de una fobia, su origen puede estar relacionado con cualquier aspecto que forma parte de las relaciones sexuales, cualquier punto concreto del proceso de la relación sexual, desde la aversión a aspectos visuales, olfativos o de texturas, casi siempre relacionados con pensamientos o ideas irracionales».

El rasgo esencial es un temor desmedido e irracional a las experiencias sexuales y un deseo desmedido a evitarlas

Son precisamente estos pensamientos los que determinan los síntomas de la aversión, que pueden provocar en el paciente depresión, ansiedad o crisis de pánico en el momento de enfrentarse a una situación relacionada con el sexo u otra que también le asuste. En este sentido, la persona afectada puede experimentar los mismos síntomas en relación con la limpieza corporal y sentir obsesión por lavarse las manos muchas veces al día, cada vez que cree que toca algo sucio, o ducharse siempre antes de practicar sexo.

«Los síntomas principales de la aversión al sexo son variables, pero los más frecuentes son la ansiedad a la hora de realizar el acto sexual, el miedo al embarazo, la contractura vaginal, experiencias sexuales muy traumáticas o frustrantes y 'conductas de evitación' a la situación de contacto sexual, lo que hace que la calidad de vida de este paciente y su pareja se deteriore o que, en el caso de que la persona no tenga pareja, dificulta mucho que la encuentre», reconocen Rosselló y Rodríguez.

En definitiva, el rasgo esencial de la aversión al sexo es un temor desmedido e irracional a las experiencias sexuales y, en consecuencia, un deseo compulsivo de evitarlas. El miedo abarca desde el hecho de ser vistos desnudos hasta el rechazo al contacto con el semen, la masturbación, el sexo oral y la penetración. Lo que para unas personas es sinónimo de placer, para otras supone una verdadera angustia que se esconde detrás de frases como 'no le doy importancia al sexo' o 'mi pareja y yo nos queremos como dos hermanos'. Afecta por igual a hombres o mujeres, aunque parecen ser ellas quienes lo reconocen con mayor frecuencia, tal y como aseguran los expertos consultados.

«Claramente, las mujeres tienen menos vergüenza a reconocer su problema, sobre todo las mujeres posmenopáusicas. Esto coincide con el hecho de que los hombres, aunque padecen también este problema, no tienen tanta aversión al sexo, sino que su rechazo a las relaciones sexuales está más relacionado con problemas de identidad sexual o disfunciones. En los hombres la aversión es más puntual.

5 comentarios:

alyohara dijo...

hola wenas tarde wapo pues gracias a dios nunca he sufrido de estas cosas pero si tuve conocimientos de un amiga que tenia pavor a perder su virginidad por miedo al dolor hasta que encontro alguien que con paciencia y saliva la desfloro pero ella ya tenia 35 anios ufff que va yo no espero tanto,muy cool como siempre tus post, besitos desde la aurora...

Gigi German dijo...

Hola! :)

Ay Dios, me hacia falta visitarte, este tema es muy interesante, nunca he sabido de nadie con este problema, debe ser algo dificil y frustrante.

Un besito... Como te sientes Tan bonito? :)

Anónimo dijo...

Você acreditaria em conjunto com a caixa multi zilhão de investimento que a Wikipédia poderia adquirir alguns servidores muito mais.

Anónimo dijo...

fue muy interesante para leer. Quiero citar el mensaje en mi blog. Se puede? Y otros una cuenta en Twitter?

Anónimo dijo...

después de Niza. Gracias