jueves, 27 de junio de 2013

¿¡GEMIDOS MANIPULADORES, EXISTEN?




Sabíamos ya que muchas  fingen el orgasmo durante una relación sexual y estaba claro que la coreografía de gritos y gemidos era ficticia de manera similar. Un hecho curioso, probado en un nuevo estudio, es que los gemidos –y los ya citados gritos de distinta intensidad– emitidos por la mujer durante el acto sexual no corresponderían al momento del clímax (u orgasmo).
Según los investigadores, estas expresiones vocales serían la expresión de un deseo de complacer a la pareja y, además, una forma para manipular el comportamiento del hombre durante la relación, “para sacar alguna ventaja”.
Los investigadores de la Universidad de Central Lancashire (Reino Unido) quisieron constatar si los gritos de placer de la mujer durante una relación sexual estaban relacionados con el orgasmo o no tanto. Se convocó a 71 mujeres de una edad promedio de 22 años a las que se les formularon una serie de preguntas relacionadas con el propio comportamiento durante la relación sexual. Y la mayoría respondió que llegaba al orgasmo durante los juegos preliminares, a pesar de proferir expresiones de placer antes del clímax o durante la relación, aunque no estuvieran sintiendo un orgasmo.
Para los investigadores, este curioso comportamiento tendría un fin de manipulación del hombre para ventaja personal.
Los datos recogidos, dijeron los investigadores, demuestran claramente que hay una disociación entre los tiempos en los que las mujeres experimentan el orgasmos y aquellos en los que hay expresiones de placer. Todo esto serviría para demostrar que hay al menos un elemento detrás de estas respuestas que está bajo el control consciente.
Otra hipótesis de los científicos es que la mujer grita de placer porque interpreta un poco el papel que debe recitar y porque piensa, tal vez, que el hombre espera eso de ella. De esta forma, él es estimulado para llegar al orgasmo.
Las imágenes de las relaciones sexuales entre parejas adoptan a diario características artificiales, pero es justo presuponer que no todo lo que se dice es cierto.
¿Es posible que hoy el sexo se haya convertido en una farsa en la que “vence” quien recita mejor? ¿Están acabadas hoy todas las relaciones sexuales? Esos son interrogantes para los que la ciencia aún no tiene respuesta.

2 comentarios:

Sex Shop dijo...

Muy buenooooo!!!!!!!

Baplun dijo...

Entiendo que los gemidos emitidos por la mujer durante el acto sexual es el arma más poderosa con la cual ella se convierten en implacables dominadoras durante el acto.

Doy mi total aprobación a estas informaciones y esto de acuerdo a lo emitido en ella.