lunes, 2 de junio de 2008

SENTIR

No tenemos derecho a esperar de los demás, lo que nosotros no hemos ofrecido. Siempre nos preparamos a esperar o reclamar que nos tengan paciencia, pero no tenemos paciencia con los demás; esperamos y pedimos que nos comprendan, pero no nos preocupamos por ser comprensivos con los demás; esperamos que nos perdonen, pero no estamos dispuestos a perdonar. Seamos humildes y reconozcamos nuestros propios errores primeramente, demos nosotros el primer paso.

Incluso diría más. Creo que no podemos esperar que los demás actúen con nosotros, como nosotros lo hacemos con ellos. Aunque a veces sería lo más justo, lo más deseado, lo más esperado, pero no es lo que se esperamos.

Cada persona actúa en base a las cosas que cree o piensa, y no siempre responden de la misma manera que desearíamos, ni de la misma forma en que nosotros actuaríamos en su lugar, ni del mismo modo en que, en ocasiones similares, nosotros hemos actuado con ellos.

Puede parecer triste, quizá pueda serlo en parte, pero es una manera sana de entender que los demás tienen sus propios caminos, sus propias maneras de ver y entender las cosas, o simplemente su manera de no darse cuenta. y puede no gustarnos pero no podemos cambiar a los demás, solo asumir cómo son.

Tardé mucho tiempo no solo en entender esto, sino en asumirlo. Porque a veces damos demasiado y esperamos que los demás hagan lo mismo. Porque a veces damos tanto que creemos que lo normal es poder recibir lo mismo. Pero hay que dar, hacer, decir y actuar, sin esperar nada a cambio. Cada uno toma sus decisiones y vamos a actuar como una reacción normal, aunque luego a veces dudemos y nos duela.

Lo peor de acostumbrarse a dar, es que va a crear un sentimiento que, podría decirse que hasta trágico seria, el hecho de siempre dar crea un muro que no nos deja que recibir, es contradictorio lo que estoy diciendo ahora, pero si, así es, si no fluyen hacia nosotros sentimientos y acciones parecidos a las que brindamos, pues los mas seguro es que nunca sentiremos nada y con el tiempo, esta sensación triste pero verdadera hará nido en nuestro corazón.

2 comentarios:

miloys!!! dijo...

bueno estoy de acuerdo lo importante es demostrar lo que sientes siempre y cuando sabes que podra ser correspondido y devuelto de la misma manera de lo contrario es preferible esperar aunque tampoco es malo expresar lo que sientes! pero con mucha seguridad y madurez

M.M. dijo...

Nadie es perfecto, pero trato en mi vida de dar sin esperar nada a cambio. Y creo que eso tiene mucho que ver con la tolerancia. El simple hecho de dar o brindar ya es un acto que nos hace bien a nosotros mismos.

Un abrazo,